Saltar al contenido

El funcionamiento general de un micrófono consta de las siguientes partes:

  1. Cuando hablas a un micrófono, lo que pasa es que las ondas de sonido creadas por tu voz se convierten en energía. Esto ocurre por que el sonido que logramos escuchar es la energía transportada por las vibraciones del aire.
  2. El diafragma (que lo explicamos más adelante) mucho más pequeño que un altavoz y creado de plástico, cuando las ondas que hemos generado con nuestra voz pasan por el diafragma este produce que se mueva hacia adelante y hacia atrás. “Como si las ondas golpean el diafragma”
  3. La bobina también se mueve hacia delante y hacia atrás, tal como lo hace el diafragma.
  4. Después pasa por un imán que lo que consigue es crear un campo magnético, a medida que la bobina se mueve, da vida a una corriente eléctrica que fluye a través del cable.
  5. La corriente eléctrica fluye desde el micrófono a un amplificador o dispositivo de grabación de sonido. Por ejemplo, cuando dices Hola, ¡has convertido tu sonido original en electricidad!

Este es el funcionamiento general de un micrófono, es cierto que hay micrófonos que añaden pasos a la hora de crear electricidad con nuestra voz, pero todos los micrófonos se componen de este funcionamiento básico.

Todos los micrófonos cuentan con una bobina y un diafragma.